Noticias Profonanpe

05/01/2021

Conservando nuestras fuentes de agua: por un año en el que nos comprometamos con un uso responsable

Otro Fenómeno del Niño está en camino y todavía no hemos asumido nuestra responsabilidad en el cuidado de nuestros recursos hídricos, fundamentales para nuestra existencia.

Nos encontramos ante la llegada de otro Fenómeno del Niño que amenaza con dejar sus estragos tanto en nuestro país como en varios otros del mundo. Este escenario nos obliga a repensar no solamente la respuesta que tendremos en un contexto de por sí difícil por la Covid-19 y los conflictos sociales que han sacado a relucir varias problemáticas sistémicas, sino también en cómo plantearemos nuestras estrategias para un mejor manejo y cuidado de nuestros recursos hídricos que pueda mitigar en alguna medida sus consecuencias.

 

Los efectos del Fenómeno del Niño son nefastos y colocan en una posición de vulnerabilidad a muchas poblaciones que necesitan del agua para poder cubrir toda necesidad básica, y que se ven directamente perjudicados por los cambios climáticos abruptos y las fuertes temperaturas que provocan intensas lluvias y sequías. Si bien en las grandes ciudades, los efectos no se perciben de la misma manera, igual están presentes y empeorarán cada año si no asumimos parte de nuestra responsabilidad como ciudadanos y ciudadanas en la conservación de nuestra agua.

 

En Perú, las cuencas hidrográficas se encuentran en varias de nuestras áreas naturales protegidas (ANP), pues aproximadamente 80 de las 159 tienen sus nacientes o zonas de recarga en alguna ANP. En cuanto a la oferta hídrica, en la vertiente costera, aproximadamente el 40% del recurso hídrico proviene de ríos cuyas nacientes o zonas de recarga se encuentran en ANP o ACR, y aproximadamente 11 millones de peruanos consumen agua proveniente de alguna de estas áreas. Nuestro país depende mucho de estas fuentes de agua, tanto para las actividades agrícolas y pesqueras, fundamentales para nuestra existencia, como en el consumo directo y la generación de energía eléctrica.

 

Consecuentemente, hacer caso omiso de los llamados a la conservación del agua supone un riesgo para el futuro de nuestro planeta y el que nuestros hijos recibirán en un par de años. Cuidar nuestras cuencas hidrográficas no evitará un fenómeno natural como es El Niño, pero sí generará resiliencia frente a sus consecuencias, y se podrá mitigar las pérdidas económicas en actividades primarias que dependen de esta agua, como asegurar su suministro para la población en los periodos más críticos del año. Y aunque esta puede parecer una tarea que solo atañe al Estado, también es tarea de cada uno de nosotros hacer un uso responsable del agua que llega todos los días a nuestros hogares.  

 

Share on twitter
Share on facebook
Share on email
Comunicaciones Profonanpe

Comunicaciones Profonanpe

Te puede interesar

14/04/2021

Profonanpe lanza convocatoria para la elaboración de mecanismo y procedimiento de due diligence y self-assessment

13/04/2021

Inicia convocatoria para elaboración de Planes de Rehabilitación para sitios impactados por hidrocarburos en la cuenca Marañón

04/04/2021

Emprendimientos sostenibles en áreas naturales protegidas fueron premiados para potenciar y reactivar actividades en 7 regiones

11/03/2021

Historia de adaptación: Reducción de la vulnerabilidad de las familias dedicadas a la pesca artesanal

09/03/2021

Danitse, la voz cantante de “Apadrina una taricaya, conserva Pacaya”

01/03/2021

Expertos investigan las propiedades terapéuticas de la maca y del yacón analizando sus componentes genéticos