Noticias Profonanpe

13/01/2023

Autoridades nacionales implementan el Protocolo de Nagoya para el desarrollo científico en base a la utilización de recursos genéticos en el Perú

Durante la presentación de resultados y logros del proyecto GEF ABS Nagoya, se dio a conocer el trabajo articulado de las instituciones nacionales, pueblos indígenas, empresas y comunidad científica del país, para la efectiva implementación del protocolo.

Después de 4 años de ejercicio, el proyecto GEF ABS Nagoya cierra su ciclo, presentando avances importantes como parte del proceso de implementación efectiva del Protocolo de Nagoya, un mecanismo internacional que tiene como objetivo promover la participación justa y equitativa de pueblos indígenas y comunidad científica en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos, teniendo en cuenta los derechos sobre dichos recursos y tecnologías.

 

En el Perú, el proyecto inició operaciones en el 2018 y fue ejecutado por el Ministerio del Ambiente, implementado por el programa ONU Medioambiente, con el financiamiento del Fondo Mundial para el Medioambiente – GEF, y administrado por Profonanpe, el fondo ambiental del Perú.  

 

Durante la actividad de cierre, Karina Ramírez, Coordinadora Nacional del proyecto GEF ABS Nagoya, destacó los 3 componentes implementados por el proyecto: el funcionamiento de un sistema de ABS (acceso y participación en los beneficios), el fortalecimiento de capacidades de los actores de este sistema y promover el desarrollo de proyectos piloto que contribuyen en la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica en el país.

 

“Contar con un nuevo marco normativo para el Perú nos enseña que los cambios son posibles. Su implementación y puesta en práctica, las recomendaciones de las autoridades nacionales, empresas y usuarios, así como los nuevos escenarios nacionales e internacionales demuestra que desde la mirada de la gestión del cambio y gestión adaptativa puedan proponerse mejoras tanto a nivel nacional como regional para lograr una ruta que asegure la viabilidad del ABS.” destacó Karina Ramírez.

 

Karina Ramírez, coordinadora nacional del proyecto GEF ABS Nagoya.
Karina Ramírez, coordinadora nacional del proyecto GEF ABS Nagoya.

 

Hoy, el Perú cuenta con un sistema de ABS en funcionamiento que, a través de un marco normativo, ha reducido los procesos de gestión a 60 días hábiles. Asimismo, se ha logrado unificar los procesos y procedimientos, así como articular el trabajo interinstitucional de las autoridades competentes: Ministerio del Ambiente, Ministerio de la Producción, Sernanp, Inia, Serfor e Indecopi.

 

Fortalecimiento de capacidades con comunidades y pueblos indígenas

 

Con un enfoque intercultural, de género e intergeneracional, el proyecto desarrolló actividades de sensibilización sobre el Protocolo de Nagoya con los diferentes actores del Sistema de ABS. En este aspecto se logró la participación del sector público (34%), la academia (25%), organizaciones de pueblos indígenas u originarios (21%), público en general (17%) y el sector privado (3%).

 

Asimismo, resalta el desarrollo del programa de capacitación intercultural “Somos Herencia que construye Futuro”, validado por 294 representantes y/o asociados de 13 organizaciones de pueblos indígenas y comunidades campesinas de aproximadamente 24 regiones del país.  Para lograr resultados efectivos, el programa priorizó la construcción de nuevos aprendizajes en base a los saberes previos de las mismas comunidades y considerando la mediación cultural en lengua originaria. El proyecto GEF ABS Nagoya culmina con el desarrollo de 2 talleres réplica, liderados por los mismos participantes de las comunidades.

 

“En esta iniciativa es importante destacar el rol de los pueblos indígenas y originarios, porque su participación activa ha sido un vehículo por el que sus conocimientos y saberes tradicionales se han podido asociar al uso de recursos biológicos. El componente intercultural nos permite escucharlos, traer ese aprendizaje, amplificar su voz y sus experiencias; y así reducir la distancia que muchas veces existe entre el conocimiento de las comunidades y la academia, con el fin de ponerla en valor para traer mayores beneficios compartidos.” destacó Anton Willems, director ejecutivo de Profonanpe, durante sus palabras de bienvenida.

 

Anton Willems, CEO de Profonanpe
Anton Willems, CEO de Profonanpe

 

Proyectos pilotos para el uso sostenible de recursos biológicos

 

Como resultado de la implementación del Protocolo de Nagoya, desde el 2020 se incrementaron los Certificados de Cumplimiento Reconocidos Internacionalmente (CCRI), documentos que aseguran el cumplimiento de las normas nacionales, el consentimiento informado previo, las condiciones mutuamente acordadas para la participación de los beneficios a partir de la utilización de los recursos genéticos. Esto ha permitido que el Perú se encuentre en el 5to lugar, de 138 países a nivel mundial, en la emisión de estos certificados.

 

Con la articulación interinstitucional y el acompañamiento técnico brindado por el proyecto a las autoridades nacionales, se ha logrado emitir contratos con fines comerciales para especies cultivadas. Estos son permisos nacionales que autorizan el acceso a recursos genéticos a los investigadores y empresas. Se emitieron 5 contratos suscritos por el INIA, 3 de los cuales son contratos con universidades peruanas y 1 con una empresa. Asimismo, se encuentra en proceso de negociación un contrato con fines comerciales para especies silvestres, a través de Serfor.

 

José Álvarez, director general de Diversidad Biológica del Ministerio del Ambiente, resaltó el cambió que se hizo notar con la implementación del proyecto: “Teníamos un problema muy serio porque la riqueza genética del Perú estaba metida bajo el colchón, no era trabajada para el beneficio del país. Teníamos un reglamento muy burocrático que hacía que los investigadores sufrieran para lograr permisos. Hoy esto ha cambiado y tenemos el reto para que la diversidad genética sean un instrumento de desarrollo científico e inclusión social.”

 

Equipo del proyecto Nagoya y representantes de autoridades nacionales que lograron la implementación efectiva del protocolo.
Equipo del proyecto Nagoya y representantes de autoridades nacionales que lograron la implementación efectiva del protocolo.

 

Sobre el Proyecto GEF ABS Nagoya

 

Este iniciativa es financiada por el Fondo Global para el Medio Ambiente (Global Environmental Facility – GEF) e implementada por el Ministerio del Ambiente, ONU Medio Ambiente y la administración de Profonanpe. Tiene como objetivo fortalecer las capacidades nacionales para la implementación eficaz de los regímenes de acceso a los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales de conformidad con el Protocolo de Nagoya y así contribuir a la conservación de la biodiversidad y el bienestar de las personas en el país. Para más información, visita su página web.

Comunicaciones

Comunicaciones

Te puede interesar

30/01/2023

Profonanpe y ANECAP suscribieron convenio con el fin de fortalecer el trabajo interinstitucional para el desarrollo sostenible de las reservas comunales

27/01/2023

Sernanp y Profonanpe lanzan la tercera edición del concurso Emprendedores por Naturaleza para impulsar emprendimientos sostenibles en las áreas protegidas

25/01/2023

Reserva Nacional Illescas fortalece su gestión con nueva infraestructura

13/01/2023

Autoridades nacionales implementan el Protocolo de Nagoya para el desarrollo científico en base a la utilización de recursos genéticos en el Perú

28/12/2022

Comunidades asháninkas de la región Junín reciben la titulación y reconocimiento sobre sus territorios

26/12/2022

Estas son las oportunidades de financiamiento que buscabas