Noticias Profonanpe

21/07/2021

Apachicuy, del Proyecto SIPAM, es premiada como una buena práctica en gestión pública

La práctica "Reactivando el Apachicuy, una iniciativa solidaria en tiempos de crisis que alivia el hambre y promueve la agrobiodiversidad", del Proyecto SIPAM, ganó la Subcategoría Ámbito Rural de la Categoría Inclusión Social.

Ayer se llevó a cabo la ceremonia virtual del Premio Buenas Prácticas en la Gestión Pública, en el que, luego de un proceso de calificación y selección de las iniciativas presentadas, se dieron a conocer los resultados finales y la lista de ganadores. La práctica “Reactivando el Apachicuy, una iniciativa solidaria en tiempos de crisis que alivia el hambre y promueve la agrobiodiversidad”, realizada en el marco del Proyecto GEF Agrobiodiversidad SIPAM – implementado junto al Ministerio del Ambiente, Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y Global Environment Facility (GEF) –  resultó ganadora de la Subcategoría Ámbito Rural de la Categoría Inclusión Social.

 

El año pasado, en el contexto de la emergencia sanitaria nacional por la pandemia de la  COVID-19, el Proyecto GEF Agrobiodiversidad-SIPAM hizo posible que a numerosas familias residentes en las zonas del ámbito de intervención como Cusco, Apurímac, Huancavelica y Puno, les hicieran llegar oportunamente sus productos. Estas familias se encontraban preocupadas por la falta de abastecimiento de alimentos que tenían sus familiares en  ciudades como Lima, Arequipa, Tacna, Pisco, Nazca, Ica, como consecuencia de la inmovilización y la imposibilidad de trabajar.

 

 

Con la intervención del MINAM a través del proyecto, se hizo posible que 3,776 productores capacitados y organizados se articularan con nueve municipalidades distritales para el envío de remesas de productos de la agrobiodiversidad a sus familiares en zonas marginales de distintas ciudades del Perú afectadas por la pandemia. De esta manera, un total de 4,627 familias y allegados de los usuarios del Proyecto GEF Agrobiodiversidad SIPAM II – que se mantenían en situación de vulnerabilidad económica por la pandemia en las ciudades de Lima, Huancayo, La Oroya, Arequipa, Mollendo, Ica, Nazca, Ilo, Moquegua y Tacna – recibieron 300.18 toneladas productos de la agrobiodiversidad valorizados en S/ 994,293, que sirvieron para mitigar los efectos económicos negativos de la COVID-19. Esta experiencia también resalta el papel de la agrobiodiversidad como fuente de alimentos nutritivos y de soluciones en un contexto de crisis alimentaria. Cabe destacar que las medidas de bioseguridad y procedimientos implementados durante el proceso de envío de remesas fueron eficaces en la prevención de los contagios por el COVID-19, y no se reportaron infecciones con motivo de la realización de esta práctica colectiva.

 

Actualmente, Apachicuy ha trascendido hacia una propuesta de cadenas cortas de comercialización de la agricultura familiar mediante la plataforma AGROBÍO, a través de la venta directa de estos productos por delivery a familias urbanas. Este servicio ha captado en forma creciente el interés de clientes de Lima, Cusco y Andahuaylas, y articula e involucra a municipalidades como la de esta última ciudad, que a iniciativa propia viene implementando una plataforma virtual para AGROBÍO con el fin de apoyar a los pequeños agricultores de esta zona del país.

 

 

Ante el lanzamiento de la convocatoria promovida por la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico para la premiación de “Buenas Prácticas en Gestión Pública Edición Bicentenario 2021”, y a través de la Dirección General de Diversidad Biológica del Minam, el Proyecto GEF Agrobiodiversidad – SIPAM postuló a la categoría “Inclusión social, premio Especial de Combate y reducción de efectos del COVID-19”. Luego del proceso de deliberación de ganadores, Apachicuy recibió el Premio Especial de Combate y reducción de efectos del COVID-19, por el esfuerzo de articulación en el envío de remesas de alimentos provenientes de agricultores rurales hacia sus familiares residentes en las ciudades, rescatando una práctica ancestral a fin de aliviar sus necesidades durante el periodo de inmovilización social.

 

 

El dato:

  • “Apachicuy” es un vocablo quechua que significa “encargo” o “remesas”, y evoca una práctica ancestral de la cultura andina para apoyar al que menos tiene. Esta   costumbre del poblador andino de enviar remesas con productos locales a sus familiares en las ciudades, es una muestra de su tradicional solidaridad y un esfuerzo por conservar sus costumbres alimenticias con productos de la agrobiodiversidad.

 

  • El Premio a las Buenas Prácticas en Gestión Pública (BPG), que organiza la ONG Ciudadanos al Día CAD,  es una competencia anual que tiene por objetivo identificar, premiar y dar a conocer buenas prácticas, en el sector público: actividades o procesos que han obtenido destacados resultados en beneficio de la ciudadanía y que pueden ser replicados en otras organizaciones para mejorar la efectividad, eficiencia e innovación de las mismas. Se realizan desde el año 2005.
Share on twitter
Share on facebook
Share on email
Minam

Minam

Te puede interesar

26/07/2021

Pesca Resiliente: Conoce los rostros del Bicentenario del sector pesquero

22/07/2021

Sernanp fortalece protección de islas y puntas guaneras con nueva sede administrativa en Ilo

21/07/2021

Apachicuy, del Proyecto SIPAM, es premiada como una buena práctica en gestión pública

16/07/2021

El Hub de Innovación Minera del Perú firma convenio con Profonanpe, el Fondo Ambiental del Perú

09/07/2021

Latinoamérica Actúa 2021: fondos ambientales latinoamericanos reafirman su compromiso de desarrollar una agenda ambiental enfocada en el ser humano

08/07/2021

Perú Remedia: Más de 3 mil pasivos ambientales generan los hidrocarburos en el Perú